Hyperledger Fabric, de la Linux Foundation e impulsada por IBM anuncia un movimiento importante, la incorporación de la tecnología de Ethereum y la posibilidad de desarrollar los smart contracts con el lenguaje Solidity.

Como en toda plataforma de blockchain hay algunos puntos clave que hay que tener en cuenta para entenderla. En este artículo se explican cómo se adaptan estos conceptos en la integración de Ethereum.

1. La tecnología del libro mayor contable, es decir, ¿como se guarda la información?. Estos datos pueden ser el histórico de todas las transacciones que sean registrado en la cadena de bloques o la situación actual (lo que se conoce como “state of the world”). Cada nodo podría tener su propia base de datos, y está base de datos tiene que ser distribuida por todos los nodos de la red

2. Mecanismo de consenso: o cómo los participantes se ponen de acuerdo sobre qué bloques recogen la verdad y el estado actual?

3. Gestión de los miembros de la red. Hyperledger Fabric es una red permisionada y por lo tanto es necesario gestionar la identidad de los miembros y a quien se le permite ser parte de la red.

4. Motor de Smart Contracts: que contratos puedo desplegar que clase de aplicación son.

Tratándose de Ethereum, a esto habría que añadir cómo se va a gestionar el gas necesario para que los contratos se ejecuten. Según el artículo, parece que tendrán una cantidad de gas “hardcoded” suficiente para su ejecución. Hay que recordar que Hyperledger no tiene mineros ni gas ni criptomoneda propia de la blockchain.

En definitiva, un movimiento muy interesante por parte de Hyperledger, ofreciendo Hyperledger Fabric como una plataforma empresarial cada vez más completa.