binary-system-557601_640

Quizás una de las declaraciones que más me han hecho pensar es esta del presidente del banco BBVA hace ya más de un año:

“En el futuro BBVA será una firma de software”

Tratándose de uno de los mayores bancos del mundo ¿Cómo es posible que su presidente defina a su empresa como una empresa de software en lugar de un “gran banco”?.

Jeff Immelt, CEO de General Electric, una empresa del sector de la energía, agua, transporte, salud y servicios de información, presente en 100 países y con más de 300.000 empleados ha dicho lo siguiente:

general electric

Si fuiste a la cama la última noche como una empresa industrial, te despertarás como una compañía de software y analítica.

¿Y la industria del automóvil? Pues uno de los puntos básicos de la estrategia de los fabricantes de coches va a ser el software y la inteligencia artificial. Sin ir más lejos, Toyota anunció el año pasado una millonaria inversión destinada a evitar que los conductores tengan accidentes.

Y los ejemplos de este tipo son cientos…

Empresas digitales y en transformación…

A lo largo de estos últimos años, primero con el boom de internet y luego con el de los smartphones hemos visto aparecer de la nada a empresas que hoy son las más valiosas del mundo, como la mismísima Google. Empresas que son paradigmas de lo que podríamos llamar como “nativas digitales”, que han nacido en y por internet y que están basadas en el software desde el minuto cero.

Por contra tenemos otras empresas, fundadas en el contexto de un mundo primitivo, algunas hace algunas décadas y otras hace sólo unos pocos años, y que ahora están inmersas en un profundo cambio de transformación digital (palabra muy de moda) y que luchan por subirse al carro de la digitalización, movilización e “internetización” de sus procesos de negocio, poniendo al cliente en el centro de todo, accediendo a él mediante servicios de T.I.

Algunas de estas empresas, las que podríamos denominar como “inmigrantes digitales” lo tienen claro, deben innovar y transformarse para seguir siendo competitivas. Sin embargo, hay otras, que todavía no se han dado cuenta de la profundísima crisis en la que están metidas… una crisis que consiste, simplemente en pasar de los átomos a los bitsde basar su existencia en la fabricación y/o comercialización de bienes físicos a pasar a dedicarse a “mover bits“. En convertirse en empresas digitales, en empresas de software.

¿Cómo voy a ser una empresa de software si me dedico a fabricar sillas?… pues sí, no te engañes, tú también tendrás que fabricar software porque en muy poco tiempo no se concebirá que una cosa no sea una cosa conectada. A nadie le interesará una silla que no sea capaz de informar de su estado, de si tiene más o menos desgaste, que te informe de en qué lado de la casa o de la oficina está, que te diga como te sientas, si apoyas bien la espalda, que te recomiende una postura mucho mejor… o que simplemente se coloque ella misma cuando ya no se use… ¿no lo crees? Mira este video…

Recuerda, ya no trabajas en una compañía automovilística, en un banco, en una empresa de seguros o en una eléctrica, ni siquiera trabajas en una fábrica de sillas, trabajas en una empresa de software o si no… bueno, tu verás.