Como es sabido, la implantación una arquitectura orientada a servicios (que en definitiva no es más que otra forma de ver el software)  no es nada fácil. Y sobre todo no es una cosa trivial en una gran empresa. Y cuanto más grande es la compañía más se da esta curiosa paradoja:

  1. Tiene muchos más dinero para hacerse con todo tipo de recursos técnicos y humanos: técnicos cualificados, middleware, herramientas, licencias, etc.
  2. Más difícil implantar el cambio y que la información fluya por todas las personas de la organización. También en más difícil el cambio de mentalidad respecto a la arquitectura clásica y también, por supuesto, más difícil implantar una nueva forma de hacer las cosas cuando hay que lidiar con todo tipo de aplicaciones legacy.

Como todo cambio, éste empieza por las personas. Y es difícil de vencer una inercia que hemos llevado durante muchos años de una forma de hacer las cosas. Así que  dificultades para implantar SOA aparecen por todas partes.

Hay personas que no quieren cambiar para nada, daría igual que fuese SOA que otra cosa, y que no quieren oír ni hablar del asunto, así que no tenemos mucho que hacer con ellas.

Sin embargo, para las que sí están abiertas al cambio, también la implantación de SOA tiene su problemática. En esta entrada del blog sobre los “handicaps de SOA” ya cité algunas de ellas:

  1. el cortoplacismo imperante
  2. la complejidad de la tecnología
  3. la falta de conocimientos en esta tecnología

Por supuesto también se podría añadir la falta de tiempo, y es que  muchas veces el día a día no nos deja levantar la cabeza y ver más allá de lo que estamos haciendo en este momento.

Sin embargo, a mi modo de ver, el peor de todos estos handicaps es la falta de fe en que SOA funcione en la práctica, en que compense el sobresfuerzo (y también sobrecoste) que ello supone. Una especie de desilusión o “falta de confianza” en este modo de diseñar y usar el software.

Así que visto lo visto, me gustaría a mi modesta manera, dar argumentos para tratar de convencer a estos profesionales “SOA-Excépticos”. Al fin y al cabo ésta ha sido una de las razones para crear este blog.

Pero lo mejor es citar a otra persona que sabe mucho más que yo de esto. Me refiero a Massimo Pezzini (Analista en Gartner) que en el prólogo del libro “SOA Gobernance”nos deja este par de frases sobre sus principales objetivos:

Reducir los costes de desarrollo y mantenimiento de las aplicaciones, a través de la reutilización de servicios en tiempo de ejecución en múltiples aplicaciones.

Incrementar la agilidad del negocio gestionando de manera efectiva el ciclo de vida del servicio (descubrimiento, definición, diseño, implementación, pruebas, despliegue, gestión, mantenimiento y retiro).

Al menos, merece la pena que pongamos todo de nuestra parte para adoptar SOA ¿no?.


En Pensando En SOA | Los handicaps de SOA Cómo justificar el ROI en SOA
I
magen | Richard Asia

Anuncios