Las empresas tratan de competir con nuevos productos de manera continua. No hay más que ver un anuncio de seguros: “si tu coche, sólo lo conduces tú, entonces tienes un descuento en el seguro” o ” asegura sólo que necesites de tu casa”. Si quieres ver todas la ofertas no tienes más que pasarte por un comparador de seguros como rastreator.com.

En este sector, como en el resto, se trata de llegar al consumidor con productos adaptados a él, a sus circunstancias particulares. Y la reñida competencia hace necesario que estos productos cambien muy a menudo. Por lo tanto es necesario que la implementación de estos productos mediante el software de la empresa sea lo suficientemente ágil.

Uno de los problemas que nos encontramos en el desarrollo de servicios (y de todo el software en general) es que un equipo con un perfil muy técnico de desarrolladores debe de llevar a la práctica los requerimientos de otro equipo, esta vez con un alto conocimiento de negocio. O más bien, lo que el primer equipo ha entendido lo que el segundo quiere.

Precisamente un error en la toma de estos requisitos, que deben plasmarse en la aplicación final, son los que mas caros resultan en el desarrollo de un proyecto, y por tanto, los mas graves.

¿No podria ser que el propio usuario de negocio plasmase estos requisitos en el software directateme? Nos evitamos varios pasos en el proceso de fabricación de nuestros servicios, propensos a errores, y ganamos en time to market.

Además nuestra lógica de negocio sería realmente flexible y adaptable a los continuos cambios en la empresa. Siendo muy ágil para adaptarse a las necesidades del mercado.

Está lógica no estará expresada en un lenguaje de programación, si no que se usará otro lenguaje de muy alto nivel. Un lenguaje con el que están familiarizados las personas de negocio.

¿Qué lenguaje es este? puede ser una hoja Excel que exprese las reglas de negocio, cuadros de decisión, etc. En algunos casos más sofisticados puede ser el propio Word con un lenguaje muy cercano al natural. Tanto que puede tener este aspecto “si el conductor tiene más de 30 años entonces aplica un 15% de descuento”.

Los motores de reglas hacen posible todo esto. Por supuesto, no se puede aplicar a todos los casos pero si tenemos claro un escenario de reglas cambiantes, donde sea posible que el propio personal de Negocio pueda plasmarlas en el software, sin necesidad de un equipo de programadores, hay que tenerlas muy en cuenta.

Junto con los servicios y los procesos de negocio, son los tres puntos del triángulo que debemos tener en cuenta en nuestras aplicaciones de negocio.

En pensandoEnSOA.com | Tres cosas hay…
Imagen | rastreator.com

Comparte este artículo:
Share