La semana pasada me presenté al examen de la certificación de PMP del Project Management Institute y ya soy PMP.

PMI es una asociación sin ánimo de lucro dedicada a mejorar la gestión de proyectos y dar apoyo a los directores de proyectos.

PMP es la credencial más reconocida y respetada en un ámbito mundial. Para lograrla, es necesario superar un examen de cuatro horas de duración con 200 preguntas de tipo test.

Para poder presentarse son necesarios varios requisitos. En el caso de ser titulado universitario:

  1. Haber seguido un curso de formación sobre gestión de proyectos de al menos 35 horas
  2. Acreditar una experiencia en el ámbito de la dirección de proyectos de al menos 4.500 horas de trabajo en los últimos 8 años.
  3. A un porcentaje de los aspirantes, se les practica una auditoría para validar que los datos aportados en cuanto a su experiencia son verdaderos.

En el caso de tener únicamente el bachillerato se endurecen el requisito de la acreditación de la experiencia, ya que son necesarias 7.500 horas.

Toda esta certificación gira  en torno al conocido PMBOK (Project Management Book of Knowledge), actualmente por su 4ª edición. Un manual de grueso calibre que compila las mejores prácticas en la gestión de proyectos.

Esta guía sirve para cualquier sector, no únicamente proyectos informáticos. No es un compendio de todos los conocimientos sobre dirección de proyectos, ya que únicamente recoge las buenas prácticas generalmente aceptadas. Aunque no es obligatorio aplicarlas todas a todos los proyectos, es responsabilidad del director de proyectos lo que es necesario aplicar en un momento dado.

El propio PMBOK define la dirección de proyectos como:

Conocimientos, habilidades, métodos, procedimientos, técnicas y herramientas del director de proyecto aplicados en la gestión de los trabajos del proyecto para satisfacer los requisitos de negocio.

Define un total de 42 procesos de dirección de proyectos estructurados en cinco grupos: Inicio, Planificación, Ejecución, Supervisión y Control y Cierre. Desde otro punto de vista, estos 42 procesos se dividen en áreas de conocimiento: Integración, Alcance, Tiempo, Coste, Calidad, Recursos Humanos, Comunicación, Riesgos y Aprovisionamiento (adquisiciones).

Como se puede imaginar, la lectura del tomo de PMBOK no es precisamente lo más ameno que te puedes encontrar. Hay que echarle bastantes horas de estudio para digerir toda la información que proporciona. Sin embargo, todo lo que ahí se dice es realmente de aplicación práctica y para los que nos dedicamos a la dirección de proyectos se agradecen estos conocimientos. Unos serán nuevos y otros no tanto, pero incluso en este último caso, se explican de una manera estructurada y llegas a interioridad el flujo de tareas y procesos que forman un proyecto.

Consejos para aprobar el examen:

Ahí van un par de consejos de cara al examen:

  • Consigue un programa de simulación del examen, como el FastTrack. Aunque creo que éste las preguntas son un poco más rebuscadas que en el examen viene muy bien poder practicar el hacer exámenes de cuatro horas.
  • Aunque hay que estudiar todos los temas, no te olvides para el examen de lo más básico. A veces por abarcar mucho nos olvidamos de los conceptos más importantes, conceptos que sin duda caerán en el examen y que nunca te perdonarás si no los sabes o se te olvidan.

Comparte esta entrada:
Share