La revista Manager me pidió hace ya algunos meses un artículo sobre SOA para sus lectores del mundo de los negocios. Ha sido una oportunidad de dirigirme a un público un poco diferente del que suele entrar en este blog y también una buena ocasión de llevar estos conceptos de orientación a servicios precisamente a aquellas personas que deben impulsarlo en sus empresas ya que están fuera del ámbito de las T.I..El objetivo de este artículo “El largo camino hacia SOA” es hacer un resumen de la necesidad de implantar SOA y los pasos necesarios para hacerlo.

Como el artículo es un poco largo para el formato del blog, lo dividiré en tres partes. Espero que lo encontréis útil.

El largo camino hacia SOA

La adopción de SOA (Service Oriented Architecture) en una organización (como filosofía de diseño de aplicativos que den soporte al negocio) es un proceso largo y costoso. Y no solo a nivel tecnológico, implica un cambio cultural, una nueva forma de entender el diseño de estos aplicativos como piezas de software reutilizables (servicios) y que servirán a su vez para componer, como en un gran mecano, otros servicios de mayor nivel y mayor valor añadido para el negocio. Sin embargo, el retorno de inversión de SOA es claro, menos costes y menor time to market.

El reto de las Áreas de las Tecnologías de la información

Las áreas de las Tecnologías de la Información se enfrentan hoy en día a un gran reto. Un reto que si bien no es nuevo, sí que ha tomado una importancia capital en los últimos tiempos: flexibilidad y time to market. Las T.I deben estar y están al servicio del área de negocio, dando servicio en definitiva a las necesidades de la empresa. Y cada vez más, las empresas trabajan con información (servicios de información) para ser competitivas, haciendo que realmente estas T.I. sean una parte importante del core de negocio. Esto es indiscutible en empresas financieras, como banca y seguros, que comercian sobre todo con ese intangible que es la información, ¿qué es si no una póliza de seguro de automóviles o una cuenta depósito?. Pero también cada vez es más necesario en otros sectores fuera del sector servicios y que en principio están enfocadas a los “átomos” en lugar de los “bits”. Las empresas de automoción por ejemplo, ya no tienen un centro de diseño e investigación físico sino que está repartido por todo el mundo y sin embargo todos sus miembros colaboran en un nuevo entorno virtual que las T.I. hacen posible. De la misma manera ha cambiado completamente la gestión de stock de piezas (si es que todavía queda stock), la gestión de los proveedores, la gestión de pedidos, etc. etc. ¿no podríamos considerar la T.I. como parte del core de una industria de automóviles? Como decía tampoco es nuevo el requerimiento que la organización le hace al área de T.I. de ser más ágil, de ser capaz de poner soluciones en el mercado en menos tiempo para aprovechar una oportunidad de negocio, posicionarse frente a la competencia, o simplemente, cumplir con una nueva reglamentación o norma que impone la administración. Además, aunque siguen existiendo grandes proyectos a varios años, cada vez más abundan otros pequeños proyectos (de unos pocos meses) enfocados a una determinada funcionalidad, pero que es vital su entrega el plazo exigido y con la suficiente calidad para la operativa de la empresa. En una sola frase, podríamos plasmar el que debe ser el verdadero cometido del área de las tecnologías de la información de una organización:

Proporcionar un servicio al área de negocio, con calidad y al menor coste posible
Es una definición bastante obvia y que seguro que no descubre nada a nadie, pero creo que no sobra en absoluto expresarlo de esta manera tan sencilla y clara. Y es que a veces, metidos en estas grandes “maquinarias” en que se han convertido las T.I., a veces con cientos de empleados, olvidamos que su razón de ser última es proporcionar un servicio al área de negocio de la empresa, nada más y nada menos. Y no conviene olvidar que aunque manejemos aplicaciones, servidores, discos, etc., todos ellos muy necesarios, el área de T.I. proporciona servicios. Y es que en definitiva, al área de negocio, la que paga todo esto, únicamente le interesa los servicios que puede ofrecer a sus clientes y que son el verdadero core de su negocio. Y el área de T.I es el encargado de proporcionárselo. Sin embargo, la definición anterior está un poco coja. No hace referencia al tiempo que se necesita para tener disponible el servicio (el manido “time to market”), pero que es de gran importancia para la competitividad de nuestra organización. Creo que sería más completa de la siguiente manera: Proporcionar un servicio al área de negocio, con calidad, y al menor coste y plazo posible Tal es el énfasis que se le quiere dar a esta orientación a servicios de la T.I. que se está plantando cambiar las siglas a S.I (Servicios de Información). El motivo sería ocultar la parte de la “T”, la tecnología, que realmente no es importante para el Negocio… lo importante es el servicio

Reutilización
Tampoco es nueva dentro del desarrollo de proyectos informáticos la voluntad decidida de lograr la reutilizaron de componentes ya creados anteriormente. Las ventajas evidentes de esto sería el ahorro en costes, en tiempo y el evitar errores con el uso de estos componentes ya usados y probados. Hablar del incremento de los costes de desarrollo y la falta de skills necesarios para llevarlos a cabo. Para ello, estos componentes deben tener un objetivo funcional, por ejemplo “gestión de clientes” o “gestión de siniestros”, lograr un mínimo acoplamiento o dependencia de otros componentes y por último, pero no menos importante, que tengan una interfaz o contrato claramente definida. Quiero esto decir que deben ser una caja negra para quien los use, a modo de una función matemática o funcion de Excel, se le pasan unos parámetros de entrada y devuelve otros parámetros de salida. Nada nuevo bajo el sol en definitiva, sin embargo si tomamos todos estos elementos, los llevamos al extremo y los combinamos en un escenario de un mundo globalizado en el que la empresa tiene que competir a nivel mundial, nos haremos una somera idea de la clase de retos a los que se enfrenta la organización en general y el área de T.I. en particular.

2ª parte del ártículo

Comparte esta entrada…

Share

Anuncios