El pasado jueves 27 de Mayo, recibí el pedido de mi iPad (después de esperar unos cuantos días, lo reservé en la web de Apple el día 10). A estas alturas supongo que no queda nadie por ahí que no sepa que es el iPad, el nuevo juguete de Apple.

Aunque quizás se aparte un poco de la temática general de este blog, basado en las tecnologías de la información (o servicios de información como habría que decir ahora), no me resisto a reseñar el impacto que creo que va a tener este dispositivo y por supuesto mi experiencia personas en estos pocos días de uso.

El iPad es un dispositivo tipo tablet. Este concepto por supuesto no es nuevo ya que hace varios años que se puede encontrar en el mercado dispositivos de este tipo (normalmente con Windows) que se pueden usar como un portátil, pero con un movimiento de pantalla se transforman en un cuaderno el que escribir con un lápiz. La verdad es que este tipo de ordenadores no ha triunfado ¿Por qué el iPad tiene que ser diferente?

En primer lugar, por el efecto Apple obviamente, y que es que cualquier producto diseñado por esta empresa es una noticia digna de salir en los telediarios. Sus seguidores son legión y hay de todo tipo, usuarios “moderados” hasta incluso fans o incondicionales (los llamados fanboys).

En segundo lugar, trata de redefinir el concepto de tablet con un interfaz revolucionaria (basada en sus conocidos iPhone e iPod Touch), multitáctil y con una altísima calidad en su pantalla y resto de acabados. Apple no ha inventado mucho pero es  capaz de tomar un concepto ya conocido en el mercado y redefinirlo para convertirlo en un éxito (lo hico con el iPod para los MP3 y con el iPhone para los móviles).

Hay quien lo define a medio camino entre un móvil y un portátil.  Tal vez se defina mejor diciendo lo que no es. No es un móvil obviamente porque no se puede llamar con él pero tampoco es un portátil. Y la primera razón es que para encenderlo según viene de fábrica es necesario enchufarlo a un ordenador que tenga instalado el iTunes. ¿Qué pasa si no se tiene un ordenador en casa? Pues que simplemente no puede funcionar.

Todo el mundo se pregunta ¿para qué sirve realmente? Es difícil la pregunta, ya que según sus críticos “no hace nada bien”. Es muy caro y no es mejor para leer libros que un lector de ebooks al uso (por el peso y por la pantalla retroiluminada), no es un netbook (por el momento no tiene multitarea)… La respuesta sería más bien: es algo diferente y distinto a lo que ya hay, como lo fue el iPhone hace tres años comparando con el resto de teléfonos del momento. El límite lo pondrán los desarrolladores con aplicaciones que en este momento ni nos imaginamos…

En definitiva, y volviendo un poco al tema de este blog, lo que está claro es que la forma en que los usuarios accederán a Internet no tendrá que ver a como se hace actualmente. Por fin nos liberaremos del PC para pasar a una Internet movil, que llevaremos encima continuamente gracias a la ayuda de este tipo de dispositivos y por supuesto con los teléfonos inteligentes como el mismo iPhone, Android o Blackberry. Debemos ser conscientes de esto y pensar en un acceso ubicuo y multidispositivo a nuestras aplicaciones y sobre todo pensar en otros nuevos tipos de servicios (web móvil, geolocalización, realidad aumentada, etc. etc.)

NOTA: esta entrada ha sido redactada en el iPad, aunque hay que decir que para publicarla he tenido que usar un PC convencional ya que la web de wordpress.com no funciona correctamente en el navegador Safari del tablet

Anuncios