Cada vez más empresas están adoptando BPM o están pensando en hacerlo. Pero ¿cuales son los beneficios de aplicar la Gestión de Procesos de Negocio?

  • Mediante BPM se consigue la automatización de los procesos de negocio, esto tiene como consecuencia que los procesos están claramente definidos (y documentados), logrando una estandarización y homogeneización de los mismos,  y por lo tanto es posible su optimización continua.
  • Con la ayuda de herramientas gráficas de definición del proceso se reduce el tiempo que hay que invertir en un cambio en el prceso derivado de un cambio en la lógica de negocio. Por lo tanto, se consigue una mayor agilidad y flexibilidad para la organización, consiguiendo una ventaja competitiva respecto al resto de empresas.
  • Por otra parte, es posible mediante los KPI (indicadores clave de rendimiento), la obtención de mediciones en tiempo real que permiten saber por ejemplo, cuáles son los cuellos de botella del proceso, cuanto se tarda en realizar ciertas tareas, etc. Esta información se puede mostrar de manera integrada en cuadro de mando (ver BAM).
  • Asimismo, se pueden realizar simulaciones de la ejecución de los procesos ofreciéndonos información muy valiosa para optimizar el proceso incluso antes de ponerlo en producción, con el consiguiente ahorro en tiempo y dinero.
  • Por último, aunque no menos importante, es un perfecto complemento de una arquitectura SOA (ver entrada ¿cómo se complementa BPM y SOA?)

Visto de otra manera, ¿qué nos perdemos sin el BPM?

  • No tenemos una visión extremo a extremo del proceso
  • La orquestación de tareas que debe hacer el proceso, al no disponer de él, se tendría que hacer de la manera “tradicional”, mediante la programación del flujo (siendo éste menos flexible y ágil para el cambio)
  • No tenemos una visión de los cuellos de botella que puede tener el proceso
  • No tendremos información de negocio valiosa para tomar decisiones críticas

Comparte esta entrada…

Share

Anuncios