En esta página se recoge una declaración de principios, uno de esos “decálogos” que abundan sobre todo tipo de cosas (aunque este tenga 14 puntos). Es un manifiesto consensuado por varios autores, expertos en SOA, que hacen constar los principios que debe tener el paradigma de la orientación a servicios.

En lo que podríamos llamar el preámbulo del manifiesto se recogen varios conceptos que se explican en contraposición con otros:

  1. El valor del negocio VERSUS la tecnología
    Los servicios y general todo el software de la empresa deben estar dirigidos a solucionar las necesidades del negocio. No es la tecnología la que determina la dirección del negocio, al contrario, es el negocio el que dice que tecnología usar.
  2. Objetivos estratégicos VERSUS objetivos o beneficios específicos de un proyecto
    Históricamente, con el desarrollo de software por “silos”, un proyecto determinado estaba enfocado a solucionar únicamente sus objetivos particulares. Si se quieren romper estos compartimientos estancos de los desarrollos de la empresa debemos cambiar esta visión “táctica” por otra “estrátegica” que tenga en cuenta los objetivos de toda la organización.
  3. Características intrínsicas de interoperabilidad VERSUS una integración ad-hoc
    Si las aplicaciones necesitan compartir datos y no están pensadas para ello (no fueron diseñadas para ser compatibles), se necesita un gran esfuerzo de integración (en ocasiones ni siquiera se logra). Lo que hay que procurar es que este esfuerzo adicional en integración no sea necesario ya que los servicios deben ser diseñados para ser interoperables (compatibles con otros) desde el principio (intrinsic interoperability).
  4. Compartir servicios VERSUS la implementación de servicios con un fin específico
    Si un servicio es reutilizable se convierte en una activo de la organización que se puede usar una y otra vez para proporcionar un valor de negocio. En contraposición a una aplicación con un sólo propósito (con un ámbito de aplicación más pequeño) con un enfoque táctico, el uso de servicios con un objetivo estratégico (que pueden servir a toda la organización) proporciona un mejor ratio coste-beneficio.
  5. Flexibilidad VERSUS optimización
    La flexibilidad va más allá de la capacidad de los servicios de compartir datos, hace referencia a una característica clave de un servicio, su capacidad para componer otros servicios más complejos. Con unas reglas de negocio siempre cambiantes se necesita poder cambiar, eliminar, y extender servicios con el mínimo esfuerzo de integración.
  6. Refinamiento por evolución VERSUS la búsqueda de una perfección inicial
    Generalmente no se pueden predecir las necesidades de negocio en el tiempo y por lo tanto, no es posible construir servicios perfectos inicialmente. Hay que asumir que hay que construir para el cambio y asumir este handicap integrándolo en nuestro proceso de desarrollo.

Una vez vista este preámbulo del manifiesto SOA, toda una declaración de intenciones, en sucesivas entradas de este blog veremos los principios del manifiesto con detenimiento.

Comparte este artículo…

Anuncios